MENU
mercado

“A historic tax heist”: Histórico robo impositivo

11 diciembre, 2017 • Mercados

José A. Montenegro

Economista y Periodista

Así tituló su editorial The New York Times, tras la aprobación por el Senado de su respectivo documento de corte de impuestos promovido por el tándem Trump-Republicanos. El editorial comienza así : “With barely a vote to spare early Saturday morning, the Senate passed a tax bill confirming that the Republican leaders’ primary goal is to enrich the country’s elite at the expense of everybody else, including future generations who will end up bearing the cost”, (“Con solo un voto de diferencia en la madrugada del sábado, el Senado aprobó la ley de impuestos confirmando que su principal objetivo es enriquecer a la élite de este país, a expensas de todo el resto del mismo, incluidas las futuras generaciones que terminarán por pagar ese coste”).

Los republicanos en mayoría en el Congreso estadounidense, -que no consiguen ponerse de acuerdo en casi nada-, si están consiguiendo, -como no podía ser de otra manera-, ponerse de acuerdo en hacer un corte burdo y escandaloso de impuestos para sus donadores. 

Un corte que esta economía no necesita en este momento, porque va bien, pero que además al haberse hecho deprisa y corriendo y con manifiesta nocturnidad y alevosía, es técnicamente un disparate, que traerá problemas hasta para una buena parte de la propia élite a la que los diputados y senadores republicanos tratan de pagar los servicios prestados, -dependiendo del Estado en el que vivan-, y también al sector corporativo, que de entrada parece beneficiado. 

El tema visto desde la asepsia que requiere un análisis económico serio, no partidista, como el que por ejemplo han hecho los 39 economistas de primer nivel, que la prestigiosa y muy ortodoxa Universidad de Chicago utiliza para contrastar este tipo de proyectos, no tiene vuelta de hoja: “Es un mal plan”. Lo afirman 38 de los 39 encuestados. Y es que en el mejor de los casos este corte apresurado de impuestos para el 1% y más dudosamente, -como digo-, para ciertas corporaciones, es una bazofia técnica sin pies ni cabeza.

Y si termina por ser aprobado, tendremos oportunidad de sufrir sus consecuencias. Se trata de puro y duro “pan para hoy y hambre para mañana”. Resulta difícil justificar, porque aumentar la deuda en como mínimo 1,5 millones de millones en diez años, e hipotecar así el futuro del país, cuando la economía estadounidense está creciendo bien y no lo necesita. Ciertamente una oportunidad perdida de haber hecho una seria y constructiva reforma fiscal, -que si necesitamos por cierto-, pero que habrá que dejar para otra ocasión. Feliz Semana. 

El autor es Editor-in-Chief DesdeWallStreet.com, 

Director y presentador  del programa  GloboEconomía de CNN.

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed