MENU

Cooperación internacional requiere una nueva narrativa para cumplir la Agenda 2030

1 octubre, 2018 • Economía

El desarrollo en transición fomenta nuevas formas de cooperación internacional que van mucho más allá de la asistencia financiera y la ayuda oficial al desarrollo (AOD) e implican un esfuerzo coordinado a nivel nacional, regional e internacional, afirmó hoy Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

El planteamiento se dió en el marco  en un evento de alto nivel paralelo a la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) que se celebró en Nueva York.

El evento “Desafíos emergentes y paradigmas cambiantes: nuevas perspectivas sobre la cooperación internacional para el desarrollo” (Emerging Challenges and Shifting Paradigms: New Perspectives on International Co-operation for Development), organizado por la CEPAL, la Unión Europea y el Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), promovió un debate de alto nivel sobre los conceptos en evolución de la cooperación para el desarrollo con énfasis en el concepto emergente de “desarrollo en transición”.

La reunión fue inaugurada por Amina Mohammed, Vicesecretaria General de la ONU, Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Angel Gurría, Secretario General de la OCDE, y Stefano Manservisi, Director General de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Comisión Europea.

Participaron también Mario Pezzini, Director del Centro de Desarrollo de la OCDE, Rodrigo Malmierca, Ministro del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba, en su calidad de Presidente de la CEPAL; y Mónica Aspe, Embajadora, Representante Permanente de México ante la OCDE.

Alicia Bárcena participó en el panel “Repensando la cooperación internacional para el desarrollo para no dejar a nadie atrás” (Rethinking international development co-operation to “leave no-one behind”), donde subrayó que el desarrollo en transición representa un esfuerzo multilateral concreto para avanzar y actuar en la implementación de la Agenda 2030.

“El desarrollo en transición con su enfoque en repensar la cooperación internacional para el desarrollo como algo que va más allá de los ingresos y los meros esquemas de ayuda financiera, va de la mano con la idea de desarrollo de sociedades, permaneciendo al mismo tiempo estrechamente enfocado en los países en desarrollo y en sus necesidades diversas”, afirmó la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

Añadió que la Agenda 2030 no puede lograrse ni aisladamente ni simplemente mejorando la ayuda financiera. En este contexto, el desarrollo en transición representa una oportunidad irresistible para avanzar en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), señaló.

En el marco de la reunión, la CEPAL y el Centro de Desarrollo de la OCDE presentaron el documento Emerging challenges and shifting paradigms: New perspectives on international cooperation for development, que plantea un debate oportuno sobre cómo hacer que las relaciones internacionales sean más relevantes, receptivas y aptas para el propósito de “no dejar a nadie atrás”.

El concepto de desarrollo en transición reviste especial importancia para América Latina y el Caribe, región donde la mayoría de los países están alcanzando mayores niveles de ingresos, pero siguen afrontando desafíos estructurales. Esos desafíos están relacionados principalmente con las desigualdades, las diferencias regionales, la movilización de recursos internos y la debilidad de los marcos sociales, así como con las escasas capacidades de innovación y bajos niveles de diversificación.

En ese contexto, la Unión Europea, el Centro de Desarrollo de la OCDE y la CEPAL, lanzaron en mayo pasado el instrumento “Facilidad para el Desarrollo en Transición”, una herramienta que busca promover el desarrollo sostenible en América Latina y el Caribe a medida que los países hacen la transición a niveles de ingreso más elevados.

“Necesitamos más interacción para que juntos cambiemos la narrativa. Necesitamos diálogo, cambiar la conversación entre el gobierno, el mercado y la sociedad”, afirmó Bárcena.

Destacó que los países que componen las regiones representadas en las cinco comisiones de Naciones Unidas (Asia y el Pacífico, Asia Occidental, África, América Latina y el Caribe y Europa) poseen diversos flujos de capital y tamaño.

En ese contexto, subrayó la necesidad de conocer qué incentivos requieren los inversionistas para sumarse al gran impulso ambiental.

“El desarrollo es gradualidad, no es graduación, es cómo nos movemos juntos y cómo hacemos esta alianza público privada”, concluyó.

Por otro lado, en Panamá con el propósito de analizar los determinantes sociales fundamentales para la mejora de la salud, la Comisión de Alto Nivel para la mejora del Sistema Público de Salud, desarrolló un taller en el que se aborda el tema desde la perspectiva de la Educación, como parte del cumplimiento de los ODS y la Agenda 2030.

En un trabajo interinstitucional en el que representantes del Ministerio de Educación, Ministerio de Desarrollo Agropecuario, Ministerio de Salud, Caja de Seguro Social y Secretaria del Gabinete Social analizaron la coordinación existente para el desarrollo, monitoreo y evaluación de los Programas de Salud Escolar y Adolescente en Panamá.  

El Taller, contó con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y se enfocó dentro de la agenda de trabajo establecida por el Pacto por la Salud que se definió para el período 2015-2019, que forma parte del denominado “Libro Blanco” que contiene los delineamientos de los determinantes sociales.

Estos determinantes sociales se enfocan en factores como los socio-económicos, la educación, lo laboral, vivienda,seguridad y justicia, seguridad alimentaria, físicos-ambientales, transporte y migración.

La Doctora Lizbeth de Benítez explicó que el objetivo del taller es continuar la implementación de los determinantes sociales de la salud. En esta ocasión la educación es el eje de análisis para precisar cuántos de los determinantes están dentro de los contenidos curriculares.

Benítez fue enfática al sostener que la principal debilidad de estos determinantes sociales es el desconocimiento de éstos por parte de los tomadores de decisión. Ya que realmente para transformar y mejorar la salud hay que pensar en los determinantes de salud. “Todo el ciclo de la vida de las personas, los determinantes sociales lo afectan y eso es lo que permite que usted esté sano o se enferme”, precisó.  

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed