MENU
investigacion

Cuentos que no son chinos

10 junio, 2018 • Investigación y mercado

Luis E Camejo C

Consultor en Marketing

@luiscamejoPTY

Días atrás, viendo Facebook, miro un video publicado por un amigo, el mismo decía algo así como: “Joven venezolano, que se ganaba la vida cantando en velorios y rezos en el Cementerio del Este, gana concurso por una beca para una escuela de canto”.  Al ver el video, se puede ver a un joven latinoamericano, presentado por una dama inglesa. Lo que dice la señora no se traduce al español (por supuesto que no lo iban a hacer) y luego se deja escuchar una portentosa voz cantando “Granada”, canción que en su momento interpretara, magistralmente, el gran tenor Plácido Domingo. Pues bien, resulta que el joven en cuestión y a quien anunciaba la presentadora en inglés, como uno de los mejores tenores del momento, ni era venezolano, ni cantaba en velorios, sino que se trataba de Juan Diego Flórez, tenor peruano, reconocido como uno de los mejores de la actualidad. De hecho, antes de ver el video, pude identificar a dicho cantante, a quien he visto en los conciertos decembrinos en Viena (por Youtube, por supuesto, que es la única forma en la cual he ido a Viena). Al final, todo era una mentira, una fake news.

No habían pasado ni dos días, ni mi asombro por ver cómo habían personas manipuladoras que mienten descaradamente sobre temas así y, peor aún, personas que les creen, cuando vi otro mensaje, de nuevo en Facebook, de una amiga que hacía “repost” a un mensaje de un famoso comentarista panameño que compartía, muy orgulloso, la imagen de un joven, chiricano según la noticia, que había ganado las olimpiadas de física y matemática, pero que, por no ser ni artista ni deportista, su hazaña no sería informada ni divulgada. Pues bien, de nuevo, todo era una mentira, el joven en cuestión, ni era chiricano, ni era estudiante ni mucho menos concursó en unas olimpíadas de estas ciencias puras: el joven en cuestión era un actor de la industria del cine pornográfico (o sea, sí era artista). Todo falso, una trampa para cazar incautos. 

Casi simultáneamente, en México circulaba una noticia similar, pero con una joven “mexicana” de protagonista (en ambos casos, hasta nombres falsos le colocaron), la cual se difundió masivamente en redes sociales, sin embargo, la supuesta estudiante resultó ser Mia Khalifa, exactriz porno de origen libanés, quien en su momento obtuviera notoriedad porque fue puesta en la lista de “objetivos” por grupos fundamentalistas como ISIS o Hamas.

En resumen, tres historias, tres países, tres mentiras… y es que antes podíamos decir que estos eran cuentos chinos, pero la verdad que es que ya no, estas noticias falsas, por más inocentes que se vean, tienen claros objetivos ocultos: desinformar, desacreditar fuentes reconocidas o a “influencers” conocidos y, en muchos casos, jugar con las emociones del público en general. Y es acá donde los medios de comunicación, las redes sociales y sus usuarios tiene un rol determinante para combatir esta nueva amenaza global.

Ya hemos visto los efectos de los fakes news en procesos electorales (USA o Inglaterra, por ejemplo) pero si tomamos los tres casos que mencionamos como ejemplo, vemos que atacan directamente aspectos sumamente peligrosos como lo son el nacionalismo (que mal orientado puede generar en xenofobia y violencia), la lucha racial o de géneros e inclusive, exacerbación de sentimientos asociados a ideologías políticas o tendencias religiosas.

Por eso, es importante recordar, sobre todo en estos momentos en los cuales Panamá se adentra en un nuevo proceso electoral, la importancia de estar atentos contra las noticias falsas (la nueva versión del cuento chino, pero que de cuento chino puede que no tenga mucho) y sus efectos nocivos. Veamos, una vez más, algunos consejos útiles:

Verifique la fuente: vea si son creíbles o no.

Consulte varias fuentes para validar la veracidad de la información ante de apresurarse a compartir la noticia

Si está en otro idioma busque traducciones o alguien que le traduzca (en caso de no dominar ese lenguaje)

Y sobre todo, por favor, lea la información completa, no se quede solamente en los titulares.

Haciendo esto, podrá evitarse el mal rato y la vergüenza de promover un actor de cine adulto como chiricano, habiendo sido burlado en su buena fe.  No sea víctima de estos cuentos que no son chinos. 

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed