MENU
A FONDO 1

EE.UU. debe asumir su rol económico regional

12 septiembre, 2017 • A Fondo

Los Estados Unidos debe asumir su liderazgo económico en la región, mientras América Latina debe retomar un pacto por la productividad para sostener su crecimiento. Estas fueron las principales conclusiones de la 21 Conferencia de CAF que se celebró en Washington.

“Estados Unidos, el principal socio comercial de América Latina, no está asumiendo el papel de liderazgo económico y político que ha ejercido en los últimos 60 años, pero actualmente no existe otra potencia que pueda llenar ese vacío, por lo que la única solución para la estabilidad global es que vuelva a ocupar esa posición”.   Esta fue la opinión del académico de la Universidad de Stanford Francis Fukuyama. durante la conferencia celebrada en Washington DC y organizada por CAF –banco de desarrollo de América Latina.

Fukuyama también aseguró que existen una serie de elementos comunes a todas las regiones en el mundo, como la creciente desigualdad, la corrupción, la vulnerabilidad de la clase media o la desconfianza hacia las élites políticas que están configurando un nuevo proceso histórico. 

En cuanto al impacto de la nueva administración norteamericana en América Latina, Rick Waddell, viceasesor de Seguridad Nacional del Consejo de Seguridad Nacional de EE. UU, abogó por una relación entre EEUU y Latinoamérica basada no tanto en los intereses particulares sino en los frentes comunes que se deben combatir, como el narcotráfico, el crimen organizado o la corrupción. 

Sostuvo además, que para que fluya más inversión extranjera hacia Latinoamérica es importante que las reglas del juego estén claras a nivel institucional y que sean sostenidas durante periodos de tiempo largos. “La idea es que haya reglas persistentes y estandarizadas”, dijo Waddell.

Corrupción, transparencia y rendición de cuentas

La conferencia abordó las medidas que pueden adoptar los gobiernos nacionales para aplacar la  corrupción que acecha a buena parte de los países de la región, que genera pérdidas estimadas de 142.000 millones de dólares, o del 3% del PIB latinoamericano. 

“Actualmente en América Latina hay más corrupción y es más visible. Tenemos un fenómeno no deseado del boom de commodities, como un mayor flujo de dinero para la corrupción”, afirmó Ana María Sanjuán, asesora senior de la Dirección de Análisis Económico y Conocimiento CAF. 

Melina Castro Montoya Flores, fiscal general de Brasilia, expuso algunas medidas funcionales que se han implementado para combatir la corrupción como eliminar jerarquías en la fiscalía, lo que permite actuar de forma independiente para llevar a cabo las investigaciones necesarias. “Solo las reformas estructurales y sistémicas lograrán que logremos alcanzar el nivel de desarrollo que deseamos tener”, dijo Montoya.

Para Laura Alonso, secretaria de Ética Pública de la Oficina Anticorrupción de Argentina, es posible combatir efectivamente la corrupción. “Hay que construir puentes para prevenir la corrupción, instituciones y controles efectivos, porque perseguir este problema es muy complejo. Es como cualquier enfermedad: es mejor prevenirla”, sostuvo Alonso.  

La nota positiva la aportó Eduardo Engel, presidente, Consejo Asesor Presidencial contra Conflictos de Intereses, Tráfico de influencias y corrupción de Chile, quien aseguró que “cada vez hay más fiscalías independientes que hacen su trabajo eficientemente y eso está dando sus frutos”.

Pacto por la productividad

Por otro lado, para retomar la senda de crecimiento económico que permita construir una América Latina más próspera e inclusiva, se requiere un gran pacto por la productividad. Así se expresó Luis Carranza, presidente ejecutivo de CAF, ante los más de 1.000 líderes globales que participaron del congreso.

América Latina logró en las últimas décadas una estabilidad macroeconómica reflejada en menor inflación y un mayor poder adquisitivo para sus habitantes. En el ámbito social se ejecutaron políticas eficientes contra la pobreza que se redujo, en poco más de 10 años, desde niveles cercanos a 50% a niveles por debajo de 25% en promedio, explicó Carranza durante el discurso principal de la 21ª Conferencia CAF.

“La región ha pasado por dos grandes pactos políticos en los últimos años, el de la estabilidad macroeconómica y el de la desigualdad, y en ambos hemos sido exitosos. Hoy necesitamos consolidar los avances que tenemos y eso requiere prudencia fiscal, pero también un pacto por la productividad que tiene que estar en la agenda de todos, tanto del sector público como del privado. Debemos desarrollar cadenas de producción globales, clústeres productivos, aumentar significativamente la inversión en infraestructura, hacer crecer y fortalecer las clases medias y contribuir a la mejora de la institucionalidad en nuestros países”, agregó Carranza.

Destacados expertos internacionales coincidiron en que el Brexit y las renovadas olas proteccionistas impulsadas por Trump tendrán una incidencia directa en la configuración del nuevo orden económico mundial. En este sentido, los panelistas concluyeron que el cambio de alianzas entre países y la creciente importancia de actores tradicionalmente secundarios –como los países del sur- están cambiando el equilibrio de poderes y ofreciendo nuevas oportunidades de liderazgo a potencias emergentes. 

“Con la globalización tenemos un poder mucho más diluido. La economía mundial ha permitido que hayan muchos países con buen rendimiento económico”, aseguró Pierre Pettigrew, ex ministro de Asuntos Exteriores de Canadá.  Pero este rendimiento económico, como destacó Gabriela Ramos, directora de gabinete de la OCDE, no ha sido equitativo, y regiones como América Latina sufren altas tasas de desigualdad social, hecho que limita sus aspiraciones de lograr un desarrollo integral. Esta situación, afirmó Ramos, obliga a enfocar las políticas públicas hacia el 40% más vulnerable de la población. 

Por su parte, Chris Alden, director de la Unidad del Sur Global del London School of Economics, dijo que actualmente los países del sur tienen un papel determinante en la configuración del nuevo orden mundial. “Pensar en resolver los problemas globales sin contar con la participación de todos los actores es algo inviable”, sentenció. 

En cuanto a la creciente importancia de China en el tablero geopolítico global, Wang Huiyao, presidente del Centro para China y Globalización, dijo que “China no está creando un nuevo orden mundial, pero el orden existente tiene desafíos que requieren de una corrección”.

Ante este panorama, América Latina necesita crear un sistema de reglas comunes para insertarse mejor en las cadenas globales de valor y así mejorar su rendimiento comercial, aseguró Susana Malcorra, ex ministra de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina.  

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed