MENU
LEGAL

El negocio fiduciario y sus aportes a la economía panameña

9 enero, 2018 • Legal y Tributario

Mayra Rodríguez

Consultora

En nuestro país existe una diversidad de oportunidades en distintos sectores, puede ser que algunas de ellas más atractivas que otras, sin embargo, el Fideicomiso visto como generador de negocios, ofrece muchas oportunidades y estructuras legales óptimas para inversionistas, inclusive para aquellos que están visualizando su preservación patrimonial.

El año pasado se presentaron modificaciones en el sector fiduciario, motivada a ofrecer una regulación acorde al crecimiento desde 1984, lo cual si analizamos de manera general ha generado estructuras fortalecidas en los distintos sectores donde se desarrolla.

La nueva Ley 21 de mayo de 2017 define el fideicomiso como “un acto jurídico en virtud del cual una persona llamada Fideicomitente transfiere bienes o derechos a una persona llamada Fiduciario, quien se obliga a administrarlos o a disponer de ellos para cumplir una finalidad determinada por el Fideicomitente”, es conocido que los fideicomisos tienen diversas clases y usos según las necesidades de los clientes o fideicomitentes.

Al cierre del tercer trimestre del año 2017, a pesar de los cambios y adecuaciones en el sector fiduciario, se logró un resultado favorable en comparación con el 2016, es decir según las estadísticas publicadas en la Superintendencia de Bancos de Panamá existen 72 Fiduciarias con un total de patrimonio en miles de US$23,511,949.

A pesar de las experiencias en nuestro país en los últimos dos años, es decir, por regulaciones e inclusiones de listas, el sector Fiduciario según las cifras antes descritas, han superado las del 2016, lo cual nos indica que el Fideicomiso es una estructura jurídica que, aunque para algunos puede ser compleja, aporta en nuestra economía en general.

Los Fideicomisos pueden tener distintos propósitos en su constitución, puede servir de marco y sustento jurídico para la asignación de beneficios que se originen de la propiedad de bienes y que pueden surtir efectos a futuro.  En otras palabras, es una modalidad de disponer de la propiedad para un destino o fin determinado, en beneficio de personas que pueden ser distintas del propietario de dicho patrimonio y que son transferidos a título fiduciario.

Así también el Fideicomiso puede contribuir a la instrumentación de donaciones en vida del Fideicomitente y también para formalizar disposiciones de última voluntad hacia instituciones de beneficiencia y/o entidades públicas.

Es una estructura que puede originar relaciones comerciales entre el propietario del bien y una contraparte en un negocio cuyo propósito sea generar rentabilidad y seguridad en el logro de los objetivos.  En los últimos diez años, el Fideicomiso ha contribuido en el desarrollo del sector inmobiliario promovidas por empresas constructoras, como garantes de fondos de inversión donde existen un grupo de participantes. 

Un contrato de Fideicomiso puede ser estructurado, según algunos, como un triángulo donde la base es la relación entre las partes que por lo general son tres, es decir Fideicomitente (dueño del patrimonio), Fiduciario (administrador) y Beneficiario (quienes reciben los beneficios).

No obstante, a lo anterior, esta figura jurídica aporta transparencia ya que las reglas son claras según la Ley y en el contrato.  En economías como la nuestra, caracterizadas por el comercio internacional, se podría estimular aún más la exportación y nuestra integración en el comercio mundial, promoviendo, a su vez, la inversión extranjera, ya que se otorgaría un grado de confianza al sector financiero.

Entre los aportes que puede generar el negocio fiduciario en nuestro país, puedo mencionar:

Apoyo a las empresas público-privadas en el logro de sus objetivos.

Beneficia a la competitividad.

Intensifica la productividad de los diferentes sectores.

Promueve un sistema financiero sólido.

Establece mecanismos alternativos de gestión de las empresas públicas menos eficientes.

Aumenta la progresividad del sistema tributario.

Crea mecanismos de estabilización anti-cíclicos.

Fomenta las redes de protección social.

Incita a las reformas del sistema educativo.

Impulsa la presencia en los mercados internacionales a través de actividades comerciales y financieras.

Salvaguarda el patrimonio mediante una gestión eficiente y regulada.

Transparencia durante la gestión en el sector público para la generación de obras.

En fin, nuestra economía se ha visto influenciada por distintos factores, sin embargo, el Fideicomiso por ser una figura jurídica, altamente regulada, eficiente y segura, puede coadyuvar al desarrollo económico y social de nuestro país. 

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed