MENU
investigacion

Encuestas Electorales en Panamá

4 junio, 2018 • Investigación y mercado

Luis E Camejo C

Consultor en Marketing

@luiscamejoPTY

Días atrás, el miércoles 30 para ser más específicos, en el auditorio de Aden, en Torres de las Américas, se llevó a cabo un más que interesante foro sobre las encuestas electorales en nuestro país. El mismo llevó por nombre: La encuestas: Instrumento de medición o manipulación.

Durante este evento se dieron cuatro (4) ponencias de gran calidad de importantes personajes ligados al medio (un aspirante a candidato independiente, un conocido canal de televisión, una representante del Tribunal Electoral y un consultor de marketing político) y, como si fuera poco, contó con la presencia de nuestro Director, Orlando Mendieta, como moderador/presentador. Un lujo de evento.

Cada uno de los expositores presentó sus argumentos en pro y en contra de las encuestas políticas y su pertinencia en el mercado panameño. En líneas generales, los ponentes argumentaron a favor de las encuestas, siempre y cuando las mismas cumplan con ciertos parámetros técnicos necesarios o de contar con el aval del TE en caso tal que los resultados de las encuestas sean públicamente publicados en medios. 

Ahora bien, qué cosas, como expertos en el tema debemos mencionar sobre las encuestas políticas para aportar al crecimiento y entendimiento del público general. Pues les compartimos algunas:

Las encuestas son fotografías de “un momento específico” y no sirven para hacer proyecciones, al menos no sin tener que hacer todo un proceso de análisis estadísticos y una serie de mediciones (tanto previas como posteriores a ese momento puntual). En otras palabras, se necesita una serie histórica de mediciones para poder hacer un ejercicio de proyección para tratar de “predecir” lo que sucederá. 

Los números, en sí mismos, no dicen nada: Cuando leemos que un candidato tiene 45% de preferencia o 40% de aceptación de gestión ¿eso será bueno o malo? ¿estos valores se pueden relacionar entre ellos? La respuesta es sencilla: todo dependerá del nivel de análisis estadístico que se desee hacer. Con esto queremos decir que variable que, variables como popularidad, intención de voto, evaluación de gestión, preferencia electoral, entre otras, se puede correlacionar con preguntas como: si las elecciones fueran este domingo ¿por cuál de los siguientes candidatos votaría usted? A su vez, podemos cruzar estos resultados con alguna pregunta que nos indique si esa preferencia es firme y no variará o es temporal y pudiera variar.

Dependen de dos factores claves: los resultados y precisión de los resultados de una buena encuesta, sea con fines electorales o comerciales, dependerá mucho de la elaboración del instrumento de campo (de la encuesta o cuestionario como tal) y de la muestra que se use. Una muestra más robusta, con un nivel de confianza de al menos 95% tendrá un margen de error máximo admisible menor, y por ende, sus resultados tenderán a ser más precisos. 

Las encuestas informan, no educan: Las encuestas son instrumentos de información, no de educación y mucho menos, de autointerpretación. Por ejemplo, si yo hago una encuesta para preguntar entre 1200 jóvenes entre 18 y 24 años en Panamá si ellos conocen saben que fue el Día D, quiénes participaron y cuándo fue, mal puedo culpar a la encuesta si los resultados que arroja indican que 75% desconoce qué fue el día D. La labor de educación del electorado corresponde a los medios, candidatos y entes reguladores, como el Tribunal Electoral. 

Las redes sociales no son universos confiables: un error más que común hoy en día es creer que la vida, el planeta Tierra, el sistema solar o las galaxias giran alrededor de las redes sociales y que, Tuíter, por ejemplo, es una muestra representativa de la totalidad de la población de un país. Este pensamiento, errado, nos lleva a tomar como verdades absolutas los resultados de sondeos de opinión que se hacen a través de estos medios, pero los cuales jamás tendrán validez estadística, independientemente del tamaño de la muestra.

Las encuestas serias y confiables ayudan a combatir la post verdad: los resultados de una encuesta que esté hecha ajustada a los más estrictos criterios técnicos, estadísticos y de muestreo, siempre ayudarán a minimizar el impacto de las noticias falsas o “fake news”, elevando de este modo la altura del debate político en Panamá.

Las encuestas son insumo de trabajo: al final de todo, una encuesta es igual a un martillo: sin alguien que lo sepa usar, no será una herramienta útil. Es decir, las encuestas son para que expertos saquen de ella los grandes mensajes que los electores están dando y construyan con ellas estrategias de mercadeo político o, incluso, desarrollen políticas públicas. 

Dicho todo esto, esperamos haber contribuido un poco más a su entendimiento sobre este tema. 

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed