MENU
eco2

Inversiones europeas facilitarían el desarrollo regional

10 junio, 2019 • Economía

Las inversiones europeas y alemanas en sectores específicos de la economía de América Latina y el Caribe -como las energías renovables, electromovilidad y automotriz, y economía digital y telecomunicaciones- tienen el potencial de diversificar la estructura productiva y de contribuir a patrones de desarrollo más sostenibles, señaló Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

La máxima autoridad de esta comisión regional de las Naciones Unidas expuso en el panel “¿Por qué los CEO alemanes deberían invertir en América Latina y el Caribe?” de la Conferencia América Latina y el Caribe, organizada por el Ministerio Federal de Relaciones Exteriores de Alemania y en la cual el gobierno de ese país lanzó su nueva iniciativa de cooperación con la región.

En su exposición, la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) indicó que la cooperación multilateral es crucial para el desarrollo de los pueblos y, en este ámbito, la inversión extranjera directa (IED) de Europa, y alemana en particular, en la región juega un rol clave para la integración productiva y el desarrollo sostenible.

Alicia Bárcena explicó que la región se encuentra cada vez más integrada tanto a Estados Unidos como a China y a Europa (en ese orden) y que los países de América Latina y el Caribe están redefiniendo e incluso diversificando estrategias en estas tres direcciones para afianzar su inserción con el mundo. “Europa es el tercer socio comercial con menores flujos de inversión extranjera (donde prevalecen España, Francia y más tarde Alemania), pero con activos estratégicos y prácticas de inversión y desarrollo muy afines a las propuestas de desarrollo sostenible e inclusivo de la región”, precisó.

Con respecto a la integración, Bárcena mencionó como ejemplo tres propuestas “flagship” que se están llevando a cabo en la región para posicionar con mayor equilibrio a América Latina y el Caribe frente a los tres principales bloques estratégicos actuales (China y Asia Pacífico; Norteamérica (Estados Unidos y Canadá) y Europa y en particular Alemania). Estas son: en América del Sur, la convergencia entre la Alianza del Pacífico (AP) y el Mercado Común del Sur (MERCOSUR); la creación de un espacio económico entre el sur de México y los países del norte de Centroamérica (El Salvador, Guatemala y Honduras); y la propuesta de la CEPAL de alivio de la deuda del Caribe para crear un fondo de resiliencia contra el cambio climático y choques financieros.

Alicia Bárcena señaló que la IED de la Unión Europea (UE) puede ser un elemento clave para abordar el déficit de infraestructura de transporte, telecomunicaciones, digital y energético que sufre la región. En este ámbito, remarcó que “una conclusión exitosa de las negociaciones entre la UE y el MERCOSUR podría ser un ‘game changer’ para la integración latinoamericana y un acuerdo ‘win-win’ para la región y Europa. Esto abriría grandes oportunidades de integración productiva no solo al interior de la región, sino también con Europa, mediante la acumulación de origen. El apoyo de Alemania es crucial para alcanzar un acuerdo entre ambas partes”, agregó.

Al comentar el estudio CEO agenda for Germany’s economic cooperation with Latin America and the Caribbean, elaborado por la consultora internacional McKinsey y presentado durante la Conferencia, Barcena indicó que si bien las inversiones alemanas en América Latina y el Caribe aún no alcanzan el nivel de otros países de la Unión Europea (UE), como España, Italia o el Reino Unido, estos flujos de capitales desde Alemania mantuvieron un ritmo creciente hasta años recientes (2015, de acuerdo a los datos de CEPAL). En 2017 la IED de Alemania representaba un 6% de las entradas de IED en América Latina y el Caribe y el 19% de la IED europea en América Latina y el Caribe (según datos de la CEPAL).

Las empresas alemanas han invertido en América Latina entre 5.000 y 7.000 millones de dólares por año, sobre todo en los sectores de autos y autopartes,  y en energías renovables. “Si analizamos los proyectos de inversión, encontramos que el sector automotriz es aún el primer destino de los anuncios de nuevos proyectos de empresas alemanas en la región (40% de la IED anunciada), seguida por proyectos de energía renovable (13% de los anuncios)”, explicó.

“En este sentido, las empresas de Alemania están presentes en sectores claves para el desarrollo de América Latina, tanto por su aporte tecnológico como por el rol estratégico que pueden tener para modificar la matriz energética, aspectos centrales si se quiere avanzar hacia un nuevo modelo de desarrollo”, enfatizó.

“Es decir, las relaciones entre Europa y América Latina y el Caribe con respecto a la IED son particularmente sólidas y ofrecen oportunidades para ambas partes. Si los países de la región quieren realmente aprovechar las posibilidades ofrecidas por estas inversiones, requerirán de políticas nacionales para desarrollar sistemas de producción y redes de provisión de bienes y servicios que logren favorecer las decisiones de inversión de las transnacionales europeas y a su vez resulten en la transferencia de conocimiento y tecnología a los territorios locales”, indicó Alicia Bárcena.  

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed