MENU
opi1

Juegos Centroamericanos y del Caribe

10 septiembre, 2018 • Opinión

Lic. René De Gracia

Docente

Muy lucidos quedaron los XXIII juegos Centroamericanos y del Caribe celebrado en Barranquilla, Colombia; cuando se disputaba alguna medalla de oro era hermoso ver en las graderías como los seguidores de las distintas selecciones nacionales ondeaban las banderas de sus respectivos países.

Los colores de esos emblemas nacionales siempre han sido los mismos, nunca cambian, a manera de ejemplo podemos mencionar las banderas del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, Cuba, Jamaica, México, Guatemala, Colombia, Venezuela, y muchos otros países participantes. 

Sin embargo, es triste ver lo que está sucediendo con nuestro país, desde hace décadas, muchos Ministros de Educación no le han  prestado la debida importancia, aunque algunas personas lo vean como algo insignificante. En varias eliminatorias para los mundiales de fútbol, observamos un arcoíris de banderas que llevan los fanáticos al estadio, pero pocas de estas banderas tienen realmente el color oficial. Hasta donde conozco desde que estudiaba en la escuela primaria, el azul de la bandera nacional era un azul marino, no es ni azul claro ni mucho menos celeste. Busquen algunas banderas viejas,  además observar algunas bandas presidenciales (si nos percatamos),  la banda presidencial del Doctor Arnulfo Arias Madrid, de 1940 es muy distinta a la banda presidencial de los últimos presidentes de nuestro país. ¿Por qué ese poco importa con nuestro emblema nacional? Eso forma parte del civismo. ¿Cierto o no? 

No me extrañaría que pronto el color rojo sea sustituido por un color rosado y que los que confeccionan la bandera aludan que como en mercado local no había este color lo tuvimos que sustituir por el  rosado. Al ritmo que vamos no nos extrañaría y, ojalá Dios no lo permitiera, que nuestro emblema patrio se utilice de trapo de fogón o de trapeador, es bueno que comience a reeducarse a la población sobre todo a los futuros Ministros de Educación, Gobierno y Justicia, y los del Instituto Nacional de Cultura; y que en los dos primeros años de la escuela secundaria se imparta nuevamente la materia de Educación Cívica.

Concluido este importante punto es bueno recordar que nuestro país será, en el 2022, sede de XXIV Juegos Regionales, después de tantos años; haciendo algo de historia, en los II juegos Centroamericanos celebrados en La Habana, Cuba, en 1930, nuestro país se retiró por la discriminación racial de que fueron objetos varios de los atletas. 

En los III juegos realizados  en San Salvador, El Salvador; en 1935; Panamá, después  de salir del túnel de la depresión económica, el gobierno del presidente Doctor Harmodio Arias, adquiere el compromiso de celebrar por  primera vez en  Panamá  los juegos Centroamericanos y del Caribe  de 1938, para lo cual se aboca en la construcción del estadio Juan Demóstenes Arosemena, moderno en esa época, el cual se utilizó  para los partidos de Beísbol, fútbol, atletismo, entre  otras disciplinas deportivas. En el Gimnasio Nacional, después conocido como Neco De La Guardia, para baloncesto y Boxeo. La natación se celebró, en la Piscina Olímpica, conocida en la actualidad como “Adán Gordon”. La ciudad Olímpica se ubicó en Barraza, en el Centro Educativo Manuel Amador Guerrero, donde funcionaban las escuelas República de Cuba, Argentina y Perú. A este evento asistieron un total de 10 países  con 1216 participantes, que compitieron en 18 disciplinas deportivas.

En los XI juegos de 1970; participaron 23 países, los cuales compitieron en 16 disciplinas y en las que compitieron 2095 atletas. En ese año se construyeron los Estadios Revolución, el Gimnasio Nuevo Panamá y la Piscina Patria, el Velódromo y el Campo de tiro; para la competencia de Lucha Olímpica, Judo, Voleibol, y levantamiento de pesas, se utilizaron varios gimnasios de escuelas secundarias. La ciudad olímpica fue la Escuela Profesional Isabel Herrera de Obaldía. A manera de anécdota, en el estadio Juan Demóstenes Arosemena, en 1938, varias veces se entonó el Himno Nacional.  Panamá, obtuvo el segundo lugar con  24 medallas oro, 22 de plata y 20; de bronce Cuba, 24 de oro, 17 de plata y 19 de bronce; México, 24 de oro,32 de plata, 16 de bronce. El país Azteca nos superó, solamente por 10 medallas debido a que obtuvo más preseas de plata  que los istmeños. Para la prensa deportiva internacional de esa época, Panamá estaba considerada como una futura potencia deportiva. Hoy no somos ni la sombra de ese pasado.

En los juegos de 1970, en Atletismo y natación no obtuvimos ninguna medalla de oro.

La pregunta obligante es, siendo Panamá un país con tantos rascacielos, un canal ampliado, un crecimiento económico más elevado que el de varios países de la región, no contemos con varias infraestructuras deportivas como las construidas en 1970, en el área metropolitana; deberíamos contar mínimamente con cuatro complejos deportivos. Hasta el momento nuestro país no cuenta con una instalación deportiva que tenga una cancha reglamentaria de fútbol sala, fútbol playa, voleibol de playa, al igual que de tenis.   ¿O me equivoco? Donde se ubicará la ciudad Olímpica en el 2022, con cuántos equipos de salud contaremos; lo seguro es que asistirán más de los 37 países de los  que asistieron a Barranquilla y se  podría llegar a 5,500 atletas participantes.  Hay que trabajar desde ya. Es obligatorio hacer una representación digna y no ridícula. Recordemos lo expresado por Muhammad Ali: “Los campeones no están hechos en el gimnasio. Los campeones están hechos de algo que tienen en su interior, un deseo, un sueño, una visión.”    

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed