MENU
investigacion

La intimidad de una mini sesión

18 diciembre, 2017 • Investigación y mercado

Luis E Camejo C

Consultor en Marketing

@luiscamejoPTY

Días atrás veía una serie en Netflix (Luke Cage), cuya trama central gira en torno a un policía preso que, luego de un experimento médico, gana súper poderes, tales como una gran fuerza y la piel a prueba de balas.

Como en muchas películas o series sobre cárceles o presos, hay escenas en las cuales el protagonista, junto con otros personajes, se reúnen en terapias de grupos para conversar sobre sus problemas, miedos y expectativas… y, como sucede en muchas de ellas, el protagonista se niega a conversar a las primeras de cambio.

Y si lo vemos y lo pensamos bien, en buena parte tienen razón: ¿Por qué hablar abiertamente de los que sentimos o pensamos delante de extraños, de personas que no conocemos? Y habrá otros que vayan un poco más allá y se preocupen por aspectos más gregarios: ¿cómo contradecir a la mayoría si mi opinión es distinta? ¿vale la pena arriesgarse a ser rechazado por el grupo?

Y estas mismas preguntas son las que se hacen, a su vez, muchos clientes al momento de considerar hacer sesiones de grupo, como técnica de estudio cualitativo.  Y por razones como estas dudan de la efectividad de las mismas. 

Entonces, surge una pregunta importante: entendiendo el valor cualitativo de la información en las investigaciones de mercado ¿qué podemos hacer?

Una opción que podemos tomar, quizás sea, hacer entrevistas en profundidad, es decir entrevistar uno por uno a nuestra muestra de estudio.

Otra alternativa sería la de hacer estudios basados en técnicas de neuromarketing, usando dispositivos avanzados como electrocardiogramas, electroencefalogramas, estudios de pupilas, etc y esto nos llevaría mucho más cerca de la verdad que esperamos encontrar.

Sin embargo, ambas metodologías tienen sus complicaciones y una de ellas son los costos que cada una presenta.

Entonces, acá nos llega la mejor solución posible: los mini focus o tríadas. 

¿En qué consiste esto? Pues bien, en hacer sesiones de grupos o focus groups con tan solo tres participantes, no más no menos, pero bajo una condición sumamente importante: los participantes no sólo deben conocerse, deben tener un vínculo fuerte que los una, bien sea familiar o de amistad.

¿Por qué se busca esto? Justamente para vencer las barreras que pueden hacer que una persona se abstenga de expresarse o sesgue su respuesta por temor a ser rechazado, ya que, si estamos entre amigos, nos es más fácil expresarnos libremente y sabemos que no seremos rechazados, puesto que ya pertenecemos a un grupo en especial.

Tomando esto en cuenta, esta técnica nos permite tener aproximaciones más eficientes, honestas y contrastantes, sin que esto genere discrepancia o tensiones en el grupo.

El uso de esta metodología es muy recomendado para investigaciones de temas sensibles, para evaluar productos de uso gregario, social o familiar y para estudiar interacciones humanas importantes.

Con esta técnica, la cual tiene también beneficios económicos al ser más barata, los investigadores podemos observar el cómo sería una conversación privada de unos amigos o familiares sobre un tema en particular, aprovechando las ventajas que la confianza y la intimidad generan, obteniendo así, buenos resultados.  

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed