MENU
Legal

La Novación

29 octubre, 2017 • Legal y Tributario

Mayra Rodríguez

Consultora

En la gran mayoría de las relaciones contractuales se pueden originar deberes, derechos y obligaciones, sin embargo, enfocaremos el tema desde el punto de vista de las obligaciones, en donde existe el deudor y el acreedor.

Considerando que las obligaciones pueden derivarse de un contrato, debo hacer mención de la novación como una de las formas que establecen nuestras disposiciones civiles que puede extinguir las mismas.

Puede originarse en ocasiones que dicha obligación sufra un cambio sustancial que requiera que la misma sea sustituida por otra. Sin embargo, no hay tal, y las alteraciones que sufre el crédito no lo extinguen, ni hacen surgir otro nuevo, por lo cual no se puede sostener que se esté en presencia de una novación.

La novación en nuestra legislación civil, se define como una forma de extinguir las obligaciones, surge una nueva obligación que suprime la anterior, se origina de la voz latina novare, que significa cambiar, hacer algo nuevo.

Para las partes que intervienen, puede ser un medio unilateral de extinción de obligaciones o uno de carácter bilateral, según la modalidad novatoria que se analice.

La misma se caracteriza por su irrevocabilidad, ya que una vez novada una obligación dicha manifestación de voluntad no puede ser modificada.

Para que exista la novación debe primero, existir una obligación que se trata de extinguir, segundo, que se origine el nacimiento de una nueva obligación, tercero, que la nueva obligación sea diferente de la anterior, cuarto, que las partes tengan la capacidad y quinto, que las partes estén de acuerdo.

Ahora bien, es importante mencionar que la novación tiene efectos como:

1.    Si el deudor mantenía una deuda, deja de tenerla.

2.    El plazo de prescripción se extingue e inicia la nueva obligación.

3.    No hay responsabilidad con la nueva obligación.

4.   Se extingue la prenda y la hipoteca que se presentaban en la primera obligación.

5.  La novación libera a los codeudores solidarios que no hayan accedido a la nueva obligación.

Es relevante mencionar que la novación debe constar expresamente, en otras palabras, debe formalizarse el cambio de la obligación y sobre todo que las partes están de acuerdo en los cambios que surgirán en cuanto al nuevo deudor ya que sustituye al antiguo deudor, y que este último quedaría exonerado.  La novación no se presume.

No obstante a lo anterior, cuando se trata de novación por cambio de deudor, deben considerarse dos elementos; primero la delegación, cuando el nuevo deudor reemplaza el antiguo y segundo la expromisión, cuando el nuevo deudor que sustituye el antiguo, no obra por instigación de éste, sino que surge por la iniciativa de un tercero.

Para que exista la novación deben presentarse algunos requisitos como:

1.    Capacidad de las partes.

2.    Que exista una obligación.

3.    Que se origine una nueva obligación que pueda sustituir a la existente.

El acreedor que ha dado por libre al deudor original, no tiene después acción contra él, aunque el nuevo deudor presente insolvencia; a menos que en el contrato de novación se haya establecido este caso expresamente, o que la insolvencia haya sido pública o conocida del deudor original.

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed