MENU
investigacion

La papeleta adicional

14 mayo, 2018 • Investigación y mercado

Luis E Camejo C

Consultor en Marketing

@luiscamejoPTY

En términos de mercadeo y de política, más aún si lo enfocamos en marketing político, cumplir una promesa puede ser un elemento súper valioso, bien sea para una marca o para un candidato. Por ejemplo, un restaurante que ofrece una hamburguesa sabrosa y una experiencia agradable, como ya hemos mencionado, tendrá mejores resultados si logra cumplir esta promesa. Lo mismo sucede con los candidatos políticos, aunque pareciera que con estos, estamos más acostumbrados a que no cumplan o al menos, no cumplan todo lo que ofrecen.

Ahora bien, de nuevo, en términos de mercadeo, la pertinencia en la cual se cumple estas promesas es de vital importancia. Por ejemplo, un tratamiento para “adelgazar en tres meses” comenzará a generar frustración a la primera semana extra una vez pasados esos tres meses y si se tarda 5 ó 6 meses, aunque cumpla el objetivo, la promesa básica no se habrá cumplido. El cumplir lo prometido a tiempo es vital en lo referente a credibilidad, confianza y reputación.

Y traigo estos ejemplos a colación porque la semana pasada surgió un tema a la palestra de la opinión pública panameña el cual, desde el punto de vista del marketing político y la coyuntura electoral que tendremos por delante, será una gran oportunidad, tanto para partidos, como candidatos en general.

Para poder seguir analizando el impacto que esta noticia tendrá sobre la venidera campaña, debemos recordar que esto fue una promesa electoral del actual presidente durante su campaña hace 4 años, junto al tema de control de precios de emergencia o letrinas cero.  Y estos nos regresa al tema de la pertinencia ¿es este, ya casi finalizando su mandato, el mejor momento para “cumplir” con esta promesa? Tratemos de dar una respuesta, desde el enfoque del mercadeo, a estas y varias otras interrogantes que pueden surgir referente al tema de la constituyente:

Sobre su pertinencia en este momento: Uno de los grandes beneficios que tiene un presidente recién juramentado son sus altos niveles de popularidad (puesto que viene de ganar unas elecciones y tiene la confianza de su electorado y el beneficio de la duda de sus opositores). En tal sentido, todo parece indicar que, una propuesta tan delicada y tan sensible como una “Constituyente” debe ser hecha en este momento y no cuando el presidente ya está a punto de terminar su mandato, con bajos niveles de aprobación y popularidad. Por otro lado, es cierto que estaría cumpliendo una promesa, pero, al igual que en el ejemplo del tratamiento para adelgazar, para muchos llega muy tarde.

Campaña más compleja: Esta campaña 2018-2019 será mucho más complicada que en años anteriores ya que, tanto quienes apoyan la convocatoria, como quienes la adversan, tendrán la obligación de “lanzarse” a la calle (o redes sociales) a explicar los pros y los contras de tan importante evento. Para unos será un trabajo de evangelización (para los promotores de la idea), para otros una tarea de educación (los opositores). Esta será una guerra comunicacional y la ganará quien mejor sepa desenvolverse en todos los campos de batalla: medios tradicionales, asambleas populares redes sociales y medios digitales.

Nuevas oportunidades, muchos candidatos: para poder desarrollar una constituyente se necesita contar con “constituyentes”, es decir, se necesita elegir a un grupo de personas que serán las responsables de redactar una nueva carta magna. Esto generaría que los partidos, movimientos de la sociedad civil e independientes hagan sus cálculos políticos para determinar cuál es su mejor opción: postularse para un cargo regular (diputado, alcalde, concejal o representante) o para la Constituyente. Sea cual sea el caso, todos los candidatos tendrán que hacer grandes esfuerzos para poder posicionarse en la mente de los votantes.

Motivar al electorado: este es sin duda, el mayor reto que, a nivel de mercadeo, tienen todos los actores de las próximas elecciones y es que, analizando los comentarios en redes sociales y observando las campañas actuales de ciertos grupos civiles/políticos, hay un descontento importante en contra de los partidos, la reelección de diputados y a la política en general, aunado esto a la percepción de una altísima corrupción, lo cual podría generar una tendencia a una menor participación (recordar que los millennials y los más jóvenes ya han demostrado en otros países su no participación política) o a la aplicación del llamado voto castigo. Una vez más, el uso correcto de los medios, más un discurso coherente, pertinente y motivacional podría hacer la gran diferencia en las próximas elecciones, más si tendremos una papeleta extra. 

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed