MENU
Legal

La renuncia justificada

26 febrero, 2018 • Legal y Tributario

Mayra Rodríguez

Consultora

Las relaciones laborales suelen ser complejas y requieren en algunos casos, prestarle mucha atención.  Sobre todo, porque los empleadores pueden estar omitiendo voluntariamente e involuntariamente condiciones en el entorno laboral que pueden crear diferencias e inclusive situaciones de despidos injustificados y/o renuncias justificadas.

El artículo 210 del Código de Trabajo, establece que la relación de trabajo puede darse por terminada por diferentes causas, entre ellas, por mutuo consentimiento entre las partes, (sin haber renunciado a derechos), por causa de muerte, por despido justificado e injustificado y por decisión unilateral del empleador mediante la formalidades exigidas por la Ley.

La renuncia de un trabajador con causa justificada, se conceptualiza como aquella renuncia en donde el trabajador motivado por actos u omisiones injustificados del empleador toma la decisión de separarse de la relación laboral.

No obstante, la renuncia justificada es también determinada como el despido injustificado, pues tienen similares características en cuanto a derechos se refiere, en otras palabras, tiene derecho a percibir la indemnización, sin embargo, es importante resaltar que no daría lugar a reclamo por salarios caídos.

La renuncia justificada está contemplada en el artículo 223 del Código de Trabajo, mismo que contempla las causales que dan pie al trabajador a la renuncia con causa justificada.   Las causales son las siguientes:

1. El haber sufrido engaño por parte del empleador, respecto de las condiciones de trabajo;

2. La falta de pago por parte del empleador del salario completo que legalmente le corresponde, en las condiciones convenidas o acostumbradas;

3. La alteración unilateral por parte del empleador de las condiciones de trabajo;

4. La conducta inmoral del empleador durante el trabajo;

5. La injuria, calumnia, vías de hecho o mal tratamiento del empleador contra el trabajador o sus familiares;

6. La ejecución por parte de un dependiente del empleador o de una de las personas que convivan con él, con su autorización expresa o tácita, de alguno de los actos enumerados en el numeral anterior, contra el trabajador o sus familiares;

7. El haber causado el empleador directamente o por medio de sus familiares o dependientes, y con malicia, un perjuicio material en las herramientas o útiles de trabajo del trabajador;

8. Estar el empleador, un miembro de su familia, su representante en la dirección de las labores, u otro empleado padeciendo de una enfermedad contagiosa, siempre que el trabajador deba permanecer en contacto inmediato con el enfermo;

9. El incumplimiento por parte del empleador, de las medidas de seguridad, salud e higiene prescritas en este Código, sus respectivos reglamentos y en las demás disposiciones legales;

10. La imprudencia o descuido inexcusables del empleador que comprometan la seguridad del lugar donde se realicen las labores o de las personas que allí se encuentren;

11. La violación por parte del empleador de alguna de las prohibiciones contenidas en el artículo 138;

12. La falta grave del empleador al cumplimiento de las obligaciones que le impongan la ley o el contrato;

13. Todo acto del empleador, o de sus representantes, que tenga por objeto inducir al trabajador a cometer un acto ilícito, inmoral o contrario a sus convicciones políticas o religiosas; y

14. La aparición en el proceso de trabajo de causas imprevistas perjudiciales a la salud o a la vida del trabajador y que no fueren corregidas en el plazo que fijen las autoridades competentes después de acoger la respectiva denuncia.

El pasado 14 de febrero de 2018, se publicó mediante Gaceta oficial No.28465-A la Ley 7, en la cual se establece las medidas para prevenir, prohibir y sancionar actos discriminatorios, en ella se incluye por ejemplo, el artículo 9, el cual cita el numeral 13 del artículo 223, que cuando se induce al trabajador a cometer actos ilícitos e inmorales, el trabajador puede invocar causa justificada de renuncia, así también se incluyen temas como el acoso sexual y el hostigamiento, malos tratos, todos estos aspectos relevantes para presentar una renuncia justificada que conllevará el pago de indemnización si el trabajador demuestra el incumplimiento del empleador.  

A pesar de que el citado artículo 223 del Código de Trabajo no incluye una formalidad, se han desarrollado jurisprudencias al respecto en donde se determina que el trabajador debe comunicar con causas justificadas de la misma forma cuando se da una comunicación de despido por parte del empleador. 

Es importante resaltar que luego de transcurridos dos meses, el derecho del trabajador a ejercer sus derechos sobre una renuncia justificada caduca. 

Según lo anterior, corresponderá al trabajador presentar las pruebas para fundamentar la renuncia justificada.  Esto puede ser complejo, sin embargo es importante poder identificar primeramente la situación y posteriormente lograr dichas pruebas para lograr el pago de la indemnización correspondiente.  

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed