MENU
GOP Presidential Nominee Donald Trump Holds Rally In Jacksonville, Florida

Las Redes Sociales y la democracia

29 enero, 2018 • Investigación y mercado

Luis E Camejo C

Consultor en Marketing

@luiscamejoPTY

En una oportunidad, Sir Winston Churchil, antiguo Primer Ministro Inglés y héroe del Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial, dijo, palabras más, palabras menos que la democracia no era un buen sistema de gobierno, sin embargo, ante todos lo que ya se habían probado, era el mejor sistema de gobierno que teníamos (como humanidad).

En tal sentido es mucho lo que se ha dicho o hablado de la democracia, desde las famosas palabras de Lincon: es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, hasta cualquier frase populista que cualquier líder actual pueda decir sobre ella.

Lo cierto es que, todos tenemos una idea de democracia que básicamente conjuga los siguientes aspectos:

Elecciones o procesos electorales.

Participación de todos (todos tenemos voz y voto).

Representación de las minorías.

Respeto a los derechos humanos.

Respeto a los poderes e instituciones políticas.

Tomando esto en consideración, uno de los grandes retos de los gobiernos siempre ha sido la representatividad de las minorías y el que todos podamos tener, en cierta forma, voz y voto.

Fue así como, al momento del surgimiento de las redes sociales muchos creímos, justa o ingenuamente, que las mismas iban a democratizar las comunicaciones, que nos darían voz a todos, que velarían por los derechos de todos y la institucionalidad de las naciones, sin embargo, pareciera que las redes sociales, lejos de favorecer y fortalecer a las democracias, las están debilitando.

Son muchos los aspectos en los cuales las redes sociales están socavando la democracia, siendo quizás el principal uno sobre el cual ya hemos hablado en el pasado: Las fake news o la llamada post verdad, tanto así que han llevado a las autoridades de Facebook a admitir: “En el mejor de los casos, [las redes sociales] nos permiten expresarnos y actuar”, dijo Samidh Chakrabarti, de Facebook. “En el peor de los casos, permite a las personas difundir información errónea y corroer la democracia”.

Sin embargo, no sólo las noticias falsas están corroyendo la democracia, veamos qué otros elementos influyen:

Cuentas troles o boots generan matrices que sesgan la opinión pública: en muchos casos, estas cuentas no sólo soportan información falsa, sino que cambian la percepción de “mayoría/minoría” que una idea pueda tener, dando ventajas a quienes, en el mundo “real” no la tiene.

Las redes sociales son una muestra, muy particular, de un universo electoral, pero no son la realidad: muchas personas, que hacen de las redes sociales su principal fuente de información y contacto con la realidad, creen que su entorno es la “realidad” y no son capaces de entender las dinámicas sociales y políticas que se dan fuera de las redes sociales.

Desprecio a la idea contraria: según la declaración universal de los derechos humanos, todos tenemos libertad para expresar nuestras opiniones y ser respetados por las mismas… salvo en redes sociales, donde nos exponemos a insultos, ataques personales y amenazas. La intolerancia, aspecto antagónico por principio de la democracia, está cada vez más presente en las redes sociales. 

Las redes sociales se prestan para la difusión de ideas de grupos contrarios a la democracia, tales como células terroristas, guerrilleras o anarquistas que, si bien tienen todo el derecho del mundo a expresarse, usan el poder de las redes sociales para orquestar ataques contra las instituciones o contra “objetivos de guerra”, sembrando miedo y caos.

Por último, injerencia en otras naciones: ya hemos visto cómo todo parece indicar que, en efecto, Rusia, a través de medios electrónicos, influyó en las últimas elecciones en Estados Unidos, favoreciendo a Donald Trump. Ya antes grupos chinos y norcoreanos habían hecho cyberataques a los Estados Unidos con el fin de causar daños políticos y económicos, pero ninguno buscando influenciar en procesos electorales, golpeando así la democracia misma de aquel país.

SI bien todo es perfectible, queda en las sociedades y líderes mundiales el fortalecer una democracia cada vez más desgastada y ahora vulnerable a las redes sociales. Veamos cómo estas influirán en las próximas elecciones nacionales, allá por 2019. 

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed