MENU
fianzas 1

Ley de financiamiento marítimo abre nueva oportunidad al sector financiero

5 septiembre, 2017 • Finanzas

La nueva ley que crea un régimen de incentivos para el financiamiento al sector marítimo abre nuevas oportunidades de negocios en el país y se enfoca hacia un mercado potencial de más de 31 mil millones de dólares.

La iniciativa que data del periodo del expresidente Guillermo Endara busca aprovechar el potencial de algunas de las fortalezas que tiene el país: una posición geográfica que facilita la conexión entre las rutas comerciales más importantes vía marítima, liderazgo en el registro de abanderamiento de naves a nivel mundial con el 18% del total de la flota mercante y un centro financiero robusto y fortalecido con la puesta en marcha de nuevas iniciativas y regulaciones.

Se trata de la Ley  50 del 28 de julio de 2017, publicada en Gaceta Oficial, y que crea un régimen legal de incentivos para entidades de financiamiento marítimo, proyectos marítimos y dicta otras disposiciones y que fuera presentada a miembros del Consejo Empresarial Logístico e invitados especiales.

De acuerdo a José Isabel Quintero, Director General de Registro Público de Naves, quien propuso y elaboró esta Ley junto a un equipo de destacados especialistas, “la Ley 50 es un buen punto de partida para aprovechar las oportunidades que representa el negocio financiero internacional asociado a la industria marítima para Panamá, dadas las ventajas que ya tenemos. Se trata de un mercado de más de 31 mil millones de dólares y del cual podríamos ser parte si logramos generar las sinergias necesarias en  sectores locales como el bancario, el de seguros, la industria logística y el gobierno. El negocio marítimo ofrece muchísimas oportunidades para el país más amplias que las que actualmente tenemos con el paso de los barcos por el canal y el abanderamiento de naves”, señala el Director.

La Ley 50, que ambiciona atraer a grandes jugadores a través de un régimen legal especial de incentivos fiscales, laborales y migratorias para las operaciones de financiamiento del sector marítimo local e internacional; también busca estimular nuevas actividades dentro del comercio marítimo, los seguros y la creación de astilleros, además de dinamizar al sector bancario nacional a través de las nuevas oportunidades de negocios que van a surgir para la industria financiera local. Igualmente propone el desarrollo de iniciativas para la explotación de energía eólica aprovechando las corrientes de vientos marítimos en las costas panameñas. 

Para Demóstenes Pérez, presidente del Consejo Empresarial Logístico “esta es una excelente oportunidad para muchos sectores que van desde los financieros, legales y la industria logística en general. Tan solo con el hecho de contar con negocios como el de armado de barcos y todo lo relacionado con este sector, los beneficios de esas operaciones permearían directamente en el resto del conglomerado logístico del país generando negocios que maximizarían las ventajas que tenemos como país. Innovaciones como el de los incentivos para el desarrollo de proyectos de generación de energía eólica marina son interesantes y atractivas en esta nueva Ley. Creo que esta es una oportunidad también para salir de nuestras fronteras y vender las ventajas que tenemos como país en escenarios nuevos y retadores. Estamos obligados a hacerlo y a asumir este tipo de desafíos si queremos un futuro mejor para el país”.

La Ley 50 que entraría próximamente en la etapa de reglamentación, de acuerdo al especialista en derecho marítimo y abogado Belisario Porras, quien también trabajó en el desarrollo de la misma, “tendría un impacto inmediato en el país. El primer sector que debería beneficiarse de los incentivos sería la banca local. Cuando se reglamente se van a establecer ciertas regulaciones para que pueda financiar proyectos locales y luego pasar al sector regional, esto es atraer bancos de la región y desarrollar proyectos marítimos financiables de mayor escala. Además del financiero local, los sectores marítimos y logísticos serían los más beneficiados. Con el desarrollo de nuevos proyectos habría beneficios para todas las áreas vinculados al negocio marítimo como por ejemplo la reparación, compra y venta de naves, y construcción de astilleros. Otros efectos que se verían de inmediato serían  la empleomanía, nuevas carreras profesionales entre otros beneficios indirectos. Una vez concluya la etapa de reglamentación ya podríamos comenzar a promover la Ley tanto local como internacionalmente, atrayendo nuevos negocios y proyectando al país con estas nuevas oportunidades para el sector financiero marítimo”.

De acuerdo a Demóstenes Pérez, la Ley 50 pone en perspectiva la necesidad de ver el sector con luces largas. “Como país tenemos que ver esta oportunidad como un tema de estado y propiciar las sinergias que se requieran para aprovechar el potencial que tenemos y asumir el rol que el momento histórico nos está exigiendo”. 

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed