MENU
a fondo2

Migración e integración concentraron las discusiones en SICA

10 junio, 2019 • A Fondo

Fue su última cumbre presidencial formal como líder de Panamá, Juan Carlos Varela se despidió de sus colegas centroamericanos, siete en total, de los cuales solo dos estuvieron presentes en la cita de Guatemala, el anfitrión Jimmy Morales y el dominicano Danilo Medina, pero él dejó sus “avisos” sobre la conveniencia de diversificar las relaciones, como con China, sin descuidar a Estados Unidos, para atraer inversión extranjera directa.

La 53 Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) se celebró sin pena ni gloria en Guatemala con solo tres mandatarios, sin la presencia del joven gobernante de El Salvador, Nayib Bukele, quien recibía la presidencia Pro Tempore de la región y con una despedida a Varela.

Morales inauguró la cita y el secretario general del SICA, Vinicio Cerezo, dio la bienvenida a Bukele, sin que este estuviera presente, por estar “indispuesto”, porque el millennial si llegó a Guatemala en la víspera, pero no participó el  miércoles en la cumbre.

Tampoco se presentaron el primer ministro beliceño, Dean Barrow, ni los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega; Honduras, Juan Orlando Hernández, y Costa Rica, Carlos Alvarado, quienes delegaron su representación en cancilleres y ministros.

Varela, que entregará el cargo el próximo 1 de julio, fue alabado por Morales, por su entrega al proceso de integración centroamericana durante sus años de Gobierno (2014-2019).

El gobernante panameño expuso el riesgo del aumento exponencial del cultivo de drogas en Colombia, abogó porque se resuelva pacíficamente las crisis en Honduras y Nicaragua, ponderó la política de control migratorio que su país y Costa Rica desarrollan y ofreció el apoyo del hub humanitario y el logístico a sus vecinos, además de resaltar la necesidad de profundizar las relaciones estratégicas con Estados Unidos y la conveniencia de establecerlas con China.

Varela presentó en la LIII Reunión de Jefes de Estado y de Gobierno del SICA la operación “Flujo controlado de migrantes”, impopular en su país, mediante el cual Panamá y Costa Rica manejan de forma responsable la migración extra continental y regional.

El mandatario explicó que esta operación consiste en recibir a los migrantes en la frontera con Colombia, se les atiende en territorio panameño, se impide que sean víctimas de traficantes de seres humanos; el Estado los protege, verifica que no sean un riesgo para la seguridad, ni para la salud, les da alimentación y todos los días se entregan 100 de ellos en la frontera con Costa Rica en una forma ordenada.

Estos migrantes –continuó explicando- son recibidos por el gobierno de Costa Rica, pero una vez en Nicaragua van nuevamente por la libre. Por ello solicitó que se sumen a la operación Flujo Controlado de Migrantes, para evitar que estos migrantes mueran en su recorrido por el Istmo centroamericano.

De acuerdo con el presidente, se calcula que este año nuevamente 30.000 migrantes de Haití y extracontinentales pasarán por el Istmo centroamericano camino a Norteamérica.

El mandatario aprovechó para hacer un balance de su participación en el organismo regional, la cual comenzó hace 10 años como canciller de Panamá.

Recordó que se estrenó como canciller con la crisis en Honduras, tras el golpe de Estado al entonces presidente Manuel Zelaya y le correspondió liderar el diálogo para llevar a unas elecciones democráticas y ser parte de la pacificación del país, que el odio estaba llevándolo a una confrontación. Diez años después, se despide del organismo también en medio de una crisis en el hermano país.

 “Llegar al poder y dejar el poder es lo mismo, porque es llegar a servir y entregarle a otro para que siga sirviendo”, pensando primero en la población, manifestó.

“Me voy no con 50.000 hectáreas de droga en Colombia sino con cerca de 250.000 hectáreas sembradas, lo que constituye un llamado para fortalecer la cooperación interagencial, de inteligencia y de intercambio de información entre nuestros gobiernos”, advirtió.

También invitó a seguir fomentando la inversión extranjera e impulsando la economía de los países miembros de SICA, “para lo cual no debemos ser instrumentos de conflictos geopolíticos de nadie, tenemos que buscar las alianzas que más le convengan a Centroamérica, con Europa, con China, con India, Asia, para crear empleo y prosperidad”.

El gobernante destacó la necesidad de seguir fomentando la integración social y económica, que a la vez fortalezca el diálogo político para que haya una Centroamérica, en el 2021, con elecciones libres en Nicaragua, democráticas y protegidas por todos.

“Hago un llamado para que a través de SICA se respalde a Nicaragua, para que el diálogo que se desarrolla en estos momentos sea positivo y no se pierda una vida más”, sostuvo Varela.

Destacó además que deja un mejor país, pues Panamá cuenta con un sistema eficiente de transporte en la ciudad, que hoy día atiende a más de un millón de panameños, con dos líneas de metro y un sistema integrado de metro bus, se ha renovado ciudades como Colón, una ciudad que es un riesgo de seguridad, por las pandillas y el embarque de drogas hacia Europa.

A nivel nacional se logró disminuir la tasa de homicidios en 37%, se ha mantenido un crecimiento sostenido de 5% al año y más de 150.000 panameños han salido de la pobreza, según él.

El mandatario panameño dijo ser fiel creyente de la política de una sola China. “Lo digo por principios, no por intereses, lo dije así en 2007, cuando visité por primera vez Shanghái y Beijing y lo manifiesto hoy, 12 años después, aquí en Guatemala”. 

No obstante, también consideró que hay que fortalecer las relaciones con Estados Unidos en materia de seguridad como el aliado estratégico en esta materia, pues la región depende de relaciones fuertes con sus agencias para poder consolidar su seguridad.

La cita terminó con una declaración oficial con un nuevo llamamiento a modernizar la gestión fronteriza y facilitar el comercio regional.

Cerezo dijo que es importante seguir buscando la paz, el diálogo y el desarrollo regional en un contexto geopolítico “complejo” con el “multilateralismo como amenaza” y en un mundo en el que se imponen visiones de seguridad que pueden conllevar “militarizaciones”.

En la Declaración de Guatemala los mandatarios instruyeron al Consejo de ministros de Economía a trabajar “junto a las autoridades de aduanas, agricultura y migración” para “acelerar” la implementación de la Estrategia Centroamericana de Facilitación de Comercio y Competitividad, con énfasis en la coordinación de fronteras y la normalización de la Declaración Única Centroamericana (Duca).

En este mismo sentido, solicitaron al Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) para que, en conjunto con los ministros de la región, definan un “programa de financiación” para la modernización de la gestión fronteriza en Centroamérica con la mira puesta en la infraestructura, la facilitación del comercio o la gestión integral de riesgos.

También reconocieron los esfuerzos de Guatemala, Honduras y El Salvador en la integración aduanera por ser un “avance importante en el proceso de integración económica centroamericana” y volvieron a insistir en la necesidad de establecer una posición común “ante los bajos precios internacionales del café” para reducir las “desigualdades en los beneficios de la comercialización” de este producto tan importante para la región.

El anfitrión destacó que Guatemala impulsó durante su presidencia pro tempore un plan regional de atención a la migración para paliar las recientes caravanas que “cobraron relevancia a nivel mundial”.

El plan, detalló, contiene estudios “sociológicos y económicos” de las causas y consecuencias que han causado la migración irregular a los países centroamericanos, un tema que admitió ha sido de “preocupación constante desde hace varias cumbres”.

Morales pidió a los países centroamericanos “retomar los objetivos de la integración regional” para poder “caminar hacia una comunidad económica y social” con el fin de “priorizar la paz, el desarrollo, la libertad y la democracia”.

Para acceder a esa visión, Morales celebró algunos “logros” durante mandato en la Presidencia “pro tempore” del SICA, como la creación de la Declaración Única Centroamericana (DUCA), la suscripción de Costa Rica, El Salvador, Guatemala y Panamá del “arreglo de reconocimiento mutuo de los programas operadores autorizados”.

También subrayo la importancia en los avances de integración de Guatemala y Honduras y la próxima suma de EL Salvador, lo cual ha producido una libre circulación de mercancías entre ambos países en un 70 por ciento y una armonización del 98 por ciento de aranceles con terceros países.

La suma de El Salvador consolidará en nueve los pasos fronterizos integrados de los tres países, que contarán con 12 aduanas periféricas.

Con estas medidas, destacó, “seremos conjuntamente la octava economía de Latinoamérica”, mientras que la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) ha sugerido escenarios “muy positivos” para la región que implican un impacto del 0,8 por ciento de incremento del PIB que podría aumentar a 2,4 por ciento con la participación de todos los países de la región.

El SICA, constituido en 1991, está integrado por República Dominicana, Costa Rica, Belice, Honduras, Guatemala, Nicaragua, El Salvador y Panamá; y cuenta con 29 países observadores regionales y extra regionales. 

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed