MENU
estilo 1

Panamá a la vanguardia en la fecundación in vitro

19 agosto, 2019 • Tecnología

Luis Blanco

lblanco@efpanama.com

Panamá cuenta con tecnología punta para la fecundación in vitro y servicios al alcance de toda la población que, según los científicos, presenta entre un 10 y 20 por ciento de personas con problemas de fertilidad.

Una de esas empresas es IVI Panamá, con su moderno laboratorio de Fecundación In Vitro (FIV) donde, asegura, “los embriólogos mantienen el más alto nivel de calidad”, lo que le permite garantizar que nueve de cada diez tratamientos son exitosos, gracias a los controles de calidad constants, tecnología punta y el recurso humano, es decir el embriólogo.

La directora del laboratorio de FIV, Ana Palma Govea, explicó que el área más crítica y menos entendida de un centro de reproducción asistida, es esa instalación, a menudo un lugar que sigue siendo un misterio para los pacientes y el público en general.

De hecho, “el laboratorio de FIV es simplemente una habitación que se intenta mantener lo más estéril posible, por eso se restringe el acceso solo a las personas que necesitan trabajar allí”. 

El laboratorio de FIV de IVI Panamá cuenta con un sistema de climatización especial. El aire que circula dentro del laboratorio es independiente del resto de la clínica. Tiene un sistema de filtros que evitan la entrada de micropartículas y el aire que entra siempre es fresco, no se reutiliza. Las paredes, pisos y techos están recubiertos de un papel especial, evitando la formación de rincones donde se pueda acumular suciedad.

Existen protocolos de entrada y circulación al laboratorio de FIV para mantener condiciones asépticas favorables y minimizar el paso de microorganismos dentro del laboratorio.  Se utiliza ropa y zapatos limpios, higienización de manos, uso de batas, gorro, mascarilla y guantes desechables. Para circular fuera del laboratorio se deben cambiar y usar de otro par de zapatos.

También hay prohibiciones, como la utilización de cosméticos, colonias y perfumes. Tampoco está permitido comer, masticar chicle, almacenar comida o bebida.

Adicional a esto, una vez al año, se realiza una parada técnica, que “es muy importante y necesaria, ya que es el momento en que se hace una limpieza profunda, el mantenimiento, calibración, revisión y reencendido de los equipos”, para que todo esté en óptimas condiciones durante todo el año.

Panamá, es uno de los primeros países en Centroamérica en contar con el Embryoscope, una incubadora con una cámara cinematográfica, a través de la cual es posible observar embriones en tiempo real y evaluar su desarrollo desde fuera del laboratorio.

“El uso de una herramienta tan eficaz como el Embryoscope implica un aumento del 20% en las probabilidades de éxito en las técnicas de fecundación in vitro”, apunta la Palma.

 “Puede parecer una novela de ciencia ficción, pero en realidad la embriología y la reproducción asistida están escritas por grandes científicos y líderes de opinión de nuestro campo. IVI se enorgullece de estar a la vanguardia de la investigación clínica en el área de la medicina reproductiva. Nuestra misión es ayudar a cada paciente a hacer crecer a su familia de la manera más segura y rápida posible” agrega Palma.

El 90% de los pacientes que siguen un tratamiento en IVI quedan embarazados, acota.

En la actualidad funcionan centros IVI en España, Panamá, Chile, Brasil, Argentina y Portugal. Además, desde el año 2012, IVI tiene una alianza con las clínicas NOVA de la India para compartir experiencia y conocimiento del sector, que ha dado origen a NOVA IVI FERTILITY.

De acuerdo a su página web, para los panameños el coste de un tratamiento de fecundación in vitro es de 4.950 dólares, el tratamiento FIV Plus se eleva a 7.450, la Ovodonación a 8.850 y la inseminación artificial alcanza los 825 dólares.

Para las donantes de óvulos ofrece una compensación económica conforme a la Ley Española de Reproducción Asistida y la Sociedad Española de Fertilidad, “a la que se acoge nuestra clínica al no tener una legislación en el país”.

En contraste, la Fundación Nacional de Fertilidad y Esterilidad (FUNAFES), ha ayudado a hombres y mujeres que veían inalcanzable pagar tratamientos de alta complejidad como Fertilización In Vitro, procedimiento que no está contemplado en el esquema de salud pública de Panamá.

FUNAFES se apunta unos 1.000 nacimientos logrados, según explicó anteriormente el especialista en Ginecología-Obstetricia Mario Vega Rich.

Al comparar los costos de los métodos de reproducción con otros centros, el galeno Mario Vega Croker aseguró que FUNAFES apoya con una reducción de hasta un 40 a 50 por ciento en los tratamientos, pero la fundación solo acepta parejas con ingresos combinados menores a 1.000 dólares mensuales.

De acuerdo con el doctor, en Panamá los factores de la infertilidad no son abordados adecuadamente por el tabú que aún predomina en la sociedad, aunque estadísticas médicas reflejan que afectan a una de cada ocho parejas.

Aunque la mayoría de los casos de infertilidad son debido a factores femeninos, los estudios indican que alrededor de 40 por ciento de las parejas con problemas de infertilidad está involucrado en algún grado el factor masculino.

Citó que una de las técnicas con mejores resultados de FUNAFES es la Fertilización In Vitro, que en pacientes de alrededor de 35 años tienen una tasa de éxito de 55 a 60 por ciento luego de un ciclo. Estas tasas son comparables a las que tienen los centros más importantes en Estados Unidos.

La clínica IVF Centro de Reproducción con 30 años de trayectoria, ha logrado el nacimiento de 10.000 bebés sanos, además pertenece a la Red Latinoamericana de Reproducción Asistida (REDLARA) y cuenta con la certificación de procesos que garantiza la calidad en tratamientos de infertilidad y fertilidad. 

El 11% de los pacientes en Panamá son infértiles, según la ginecóloga especialista en fertilidad Ruth De León, quien explicó que en el país hay un problema de obesidad, que trae como consecuencia que las mujeres sean diagnosticadas con ovarios poliquísticos.

Una alternativa es acudir a la Clínica de Manejo de la Pareja Infértil, ubicada en el Hospital Santo Tomás (HST, estatal), dirigida por De León, quien refirió en una entrevista que el año pasado atendieron unas 400.000 consultas, con un 40 por ciento de éxito y que en el país el 20 por ciento de las parejas sufren este mal.

La clínica de la pareja aplica tratamientos de baja complejidad, a mujeres de medios y bajos recursos, según la directora, estos son la estimulación de ovarios e inseminación intrauterina y el paciente solo paga un dólar de consulta, 10 dólares en el ultrasonido y compra el medicamento que puede rondar entre 65 y 200 dólares.

Datos científicos indican que actualmente hasta el 25% de los hombres esperan tener hijos después de los 35 años. Con el avance de la edad, disminuye el volumen de semen, la motilidad, el porcentaje normal de los espermatozoides y la tasa de embarazo’.

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »


UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Youtube