MENU
economia2

Panamá con saldo positivo en la OMC

27 octubre, 2014 • Economía

Luis M. Blanco B.
elfinanciero@efpanama.com
El Financiero

A pesar de que fue uno de los últimos países latinoamericanos en
ingresar a la Organización Mundial de Comercio (OMC) –solo le ganó a
Haití- Panamá ha sacado provecho de su adhesión al club que fija las
reglas del comercio multilateral.
En 2014 se celebran quince años del inicio de esta singladura, que se
dio en un contexto económico y político muy diferente pues el país
estaba aún en recuperación de la grave crisis económica y política que
terminó con la invasión estadounidense de diciembre de 1989 y dejó
-16%o de decrecimiento del producto interno bruto (PIB) anual y un
aislamiento casi total.
Hoy, Panamá ha avanzado en la apertura comercial al punto que entre
los quince países más competitivos del mundo, doce tienen relaciones
con el país, que de casi un paria a finales de los años 80 del siglo
pasado ahora es el número 40 en competitividad entre 144 naciones.
Panamá es ahora la vía directa a un mercado de 2.200 millones de
personas por su privilegiada posición geográfica acompañada por la
apertura comercial.
El embargo económico de finales de los 80 impuesto por Estados Unidos,
la cesación de pagos de la deuda exterior, trabas a la inversión, el
proteccionismo, sin ningún tratado de libre comercio, ignorancia sobre
las reglas del comercio internacional, la protección europea que
discriminaba la producción de banano de exportación panameño, son
algunos ingredientes del cóctel que acompañó el proceso de negociación
para ingresar a la OMC.
El Panamá moderno de la cinta costera y los rascacielos en la capital
ostenta hoy un 4,6% de desempleo, 24% de pobreza, una deuda pública
con grado de inversión que tiene una relación con el PIB del 38,3% y
un PIB por persona de 16.993 dólares, además de tratados de libre
comercio en vigor con potencias como EE.UU., la Unión Europea,
Singapur, México, Chile, Perú, Centroamérica y Taiwán.
De 1991 a 1999 le tomó a Panamá poder ingresar efectivamente a la OMC,
entonces conocido como la Ronda Uruguay del Acuerdo sobre Aranceles
Aduaneros y Comercio (GATT).
Panamá tuvo que definir su política de comercio exterior para acometer
la tarea de adhesión, luego de un largo periodo de mantenerse como
país observador y enfrentar políticas discriminatorias ante una ronda
que negociaba agricultura, servicios y derechos de propiedad
intelectual.
Por ser uno de los últimos en llegar tenía que aceptar sin derecho a
reclamo lo que los anteriores habían convenido.
Entre las condiciones está el tratar a todos los socios como lo hacía
con la nación más favorecida en sus relaciones bilaterales y tratar a
las mercancías importadas con las mismas reglas que se aplican a las
de manufactura nacional.
El 6 de septiembre de 1997 es que se reconoce a Panamá como miembro
Nª132 de la OMC y dos años después comienza a someterse a todas las
reglas convenidas en propiedad.
El precio inicial fue bajarle el arancel a más de 3.000 líneas de
productos, consolidar el universo arancelario, la armonización en
químicos y partir de una “concesión real” al consolidar lo que ya se
aplicaba.
Al principio se calculó que Panamá sacrificó 30 millones de dólares
anuales de ingresos por aranceles para adecuarse a las reglas del
comercio internacional de la época.
Panamá “negoció” 3.186 líneas arancelarias, 2.599 industriales y el
resto agrícolas sin incluir pescados.
Entre los nueve países que negociaron con Panamá fue Estados Unidos el
más exigente, pues requirió 1.996 líneas arancelarias, de ellas 1.700
industriales y 296 agrícolas.
De este proceso es que nace la eliminación de la oficina de control de
precios, se crea la defensa de la competencia y protección del
consumidor, el manejo de contingentes o bolsa de productos de
importación y la legislación sobre propiedad intelectual, además del
fenómeno de privatización de activos de la década de 1990, iniciado
tímidamente por la administración del ya fallecido presidente
Guillermo Endara (1989-1994).
Según las cifras oficiales, Panamá llegó en 2012 a tener un PIB a
precios reales de 36.253 millones de dólares y a precios corrientes de
62.151 millones de dólares, un déficit comercial de 3.267 millones de
dólares y el ingreso por persona de 12.936 dólares.
Entre otras variables, las exportaciones panameñas de bienes
alcanzaron en 2012 los 16.220 millones de dólares y las importaciones
23.390 millones.
Las ventas al exterior de bienes crecieron entre 2005 y 2012 el 13%,
mientras que las compras el 12%.
En 2012 las manufacturas dominaron el mercado exterior panameño, pues
el 92,5% de las exportaciones y el 90,6% de las importaciones
corresponden a ese sector.

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »


UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On Youtube