MENU
ben-bernanke

“Tapering” Mercados en la Nueva Era Monetaria

27 septiembre, 2013 • Mercados

José E. Gonzales
Presidente de ECG
Management

Luego de la crisis financiera del año 2008 y de la necesidad del Tesoro y la Reserva Federal (FED) norteamericana de rescatar al sector bancario de cara a su potencial colapso y darle aire a la economía dada la amenaza de una reedición de la “Gran Depresión” de los años treinta, los mercados norteamericanos y globales estarían entrando a una nueva etapa en función de lo que el presidente de la FED, Ben Bernanke, denominó, en una presentación ante el Congreso de su país en mayo de este año, como el “tapering” de los estímulos monetarios implementados por el banco central norteamericano desde principios de este año.
A lo que hacia referencia Bernanke era al “ahusamiento”, es decir, al adelgazamiento de las intervenciones monetarias de la FED en los mercados de deuda soberana e hipotecaria norteamericanas en los que viene interviniendo la institución en un tenor de US$85,000 millones de dólares al mes en lo que se llama el “QE3”, el acrónimo del tercer “desahogo cuantitativo” o estímulo monetario del banco central, que ha mantenido la dinámica de los mercados de renta fija y bursátiles en ascenso en medio de una economía que ha evitado el colapso sin recuperar su dinamismo pasado.

La Trampa Monetaria
El colapso del mercado de deuda hipotecaria en el año 2008 fue, como toda tormenta, aparentemente súbito y supuestamente inesperado como lo fueron la quiebra de Lehman Brothers y el evitado colapso del gigante de los seguros AIG que precipitaron un rescate generalizado de la banca norteamericana promovido por el Tesoro norteamericano y apoyado por la FED. El rescate efectuado inicialmente con recursos fiscales que resultaron ser insuficientes requería de posteriores estímulos monetarios que pasarían por una reducción radical de las tasas de interés de referencia, el “Fed Funds”, llevándolas a cero para luego seguir manteniendo la dinámica de los mercados y asistiendo a la economía con compras directas de instrumentos de renta fija que han mantenido a estos en alza junto a los mercados de acciones.
Al cabo de cinco años y con una economía norteamericana en proceso de recuperación, a pesar de un crecimiento tímido por debajo del 2% y un nivel de desempleo superior al 7%, Bernanke y el directorio de la FED estarían preparando ya el recorte progresivo de los estímulos monetarios recortando la intervención mensual en los mercados de renta fija de los US$85,000 millones actuales a cero hacia septiembre del 2014. El solo anuncio de tal medida generó que las tasas de interés de largo plazo de referencia en el país, representadas por el bono a diez años del Tesoro norteamericano, pasara de 1.63% al momento del anuncio a 2.95% esta semana en función de una corrección en su precio de transacción.
Así, el mercado de bonos daba señas claras de sus temores en tanto los efectos de una falta de sustentación por parte de la FED y lo que se ha interpretado como un potencial retorno de la inflación y de tasas de interés positivas luego que la “trampa monetaria” de las tasas de interés cero distorsionara los mercados en los años recientes.

Mercados en Transición
El fin del ciclo inflacionario de los años 70s y la era de reformas económicas y liberación de mercados en los 80s, especialmente en los Estados Unidos y posteriormente en Europa y los mercados emergentes, dieron paso a un ciclo de renta fija que se expandiría por mas de 20 años universalizando el crédito y permitiendo tasas de crecimiento global extraordinarias y una diversificación de activos financieros que terminaría con la crisis hipotecaria del 2008. El ciclo se vería prolongado por la asistencia monetaria de la FED en Norteamérica, por el Banco Central Europeo, a raíz de la crisis en la Zona Euro en el año 2012, el Banco Central de Inglaterra y recientemente el Banco Central del Japón.
De activarse, y/o cuando se active, el “Tapering” norteamericano tal ciclo estaría llegando a su fin forzando un realineamiento en los valores y niveles de los activos financieros y reales a nivel global. El tapering coincide con una desaceleración global producto del crecimiento moderado de las economías consumidoras representadas por los Estados Unidos, Europa y Japón que han afectado a su vez las dinámicas económicas de los “BRIC” (Brasil, Rusia, India y China), los mercados mas grandes y líquidos entre los emergentes generando a su vez un “switch” de estos a activos en mercados desarrollados. Estas dinámicas de crecimiento moderado han impelido a su vez protestas sociales en países tan disimiles como Turquía y Brasil subrayando riesgos potenciales.
El escenario no ha sido suficiente sin embargo para afectar los mercados accionarios norteamericanos que siguen manteniendo niveles de record históricos en función de valoraciones atractivas, a pesar de precios en constante subida y en virtud de lo que se ha dado en llamar la “gran rotación” de activos de renta fija a activos de renta variable.
En este contexto las materias primas han tenido una performance deslucida y que ha tomado en cuenta la merma en la demanda de países como China, que ha afectado particularmente a los minerales de uso industrial, y la ausencia de presión inflacionaria actual que ha mantenido el precio del oro muy por debajo de sus records históricos. Tal dinámica podría cambiar sin embargo en el mediano plazo cuando se retome una mejor dinámica económica y se vivan los efectos secundarios de los estímulos monetarios.

Guerra y Política
Uno de los elementos mas singulares de la actual circunstancia es que a pesar de ser considerada como una “crisis”, no parece tal en virtud de la estabilidad de los mercados financieros y de la ausencia de volatilidad en los mismos. El precio del petróleo, variable clave en momentos de incertidumbre, ha subido 17% en lo que va del año sin superar el record de US$110.43/bbl de marzo del año pasado a pesar del intempestivo cambio de gobierno en Egipto y el potencial ataque norteamericano a Siria.
Por un lado el crecimiento global limitado y la creciente sofisticación de los agentes financieros han evitado frenetismos del pasado, por otro lado la liquidez existente impide los colapsos del pasado.
Hacia adelante el mercado se prepara para los debates presupuestarios de Estados Unidos y las negociaciones sobre el techo de la deuda en el país en los próximos meses.

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed