MENU
legal

Tercería de dominio…¡una acción legal!

19 febrero, 2018 • Legal y Tributario

Mayra Rodríguez

Consultora

En los actuales sistemas judiciales, es posible enmarcar aquellos derechos subjetivos que facultan al titular de una propiedad poder disponer de ella de forma casi inmediata y que pueden ser exigible frente a terceros. Por esto último, en Derecho se describen los derechos reales como los derechos que tienen las personas sobre las cosas.

En muchas ocasiones hemos escuchado los llamados procesos ordinarios o recursos legales interpuestos por abogados como una vía para lograr lo pretendido, lo cual puede tener como resultado final positivo o negativo.  Sin embargo, también es importante mencionar que existen juicios accesorios que nosotros como personas naturales podemos interponer a través de un abogado desde el momento en que seamos afectados por un proceso ajeno, para defender nuestro patrimonio y sobre todo cuando este último está inmerso en un proceso en donde ni siquiera participamos directamente.

La tercería de dominio es un incidente procesal interpuesto por una persona distinta del demandante y demandado, el denominado” tercerista”, cuyo propósito está dirigido en levantar un embargo realizado por error sobre sus bienes o derechos para excluirlos de la vía de apremio.   Esto último pareciera algo no muy común, sin embargo, no es hasta cuando nosotros como propietarios vamos a realizar alguna transacción con una finca de nuestra propiedad y nos encontramos con la sorpresa de que nuestra finca tiene un “Auto secuestro”.

Esta acción llamada “Tercería de dominio” puede interponerse ante la Autoridad que solicitó el Auto de secuestro, desde el momento en que el bien haya sido embargado, aunque este sea preventivo.  Esta autoridad puede rechazar y sin sustanciación alguna, la demanda de tercería de dominio, si dicha demanda no está acompañada de las respectivas pruebas y sin haber cumplido con las formalidades que se establecen en nuestro Código Judicial, que en muchos de los casos es la escritura de propiedad del incidentista.

Para los casos de bienes inmuebles, el secuestro se entiende constituido cuando la orden judicial ha sido anotada en el Diario de Registro Público. Se origina una comunicación del Juez hacia el funcionario registrador, en donde se dicta la orden para que se limite el registro de cualquier operación que haya verificado o verifique el demandado con posterioridad a la comunicación de secuestro. 

Sobre esto último es importante señalar lo que establece el artículo 555 del Código Judicial:

“Si al darse al registrador la orden de que trata el artículo 535 informare que el inmueble denunciado como de propiedad del demandado o presunto demandado está inscrito a nombre de otro o que haya sido secuestrado por otro tribunal, se revocará el secuestro decretado. En estos casos, y cuando fuere depositada cosa ajena, el interesado podrá reclamarla mediante incidente, siguiéndose, en cuanto fueren aplicables, las reglas establecidas para las tercerías de dominio en los procesos ejecutivos; pero la apelación se concederá en el efecto devolutivo”.

Es importante mencionar que el tercerista no es demandante ni demandado, es simplemente tercero. En otras palabras, la sentencia que resolverá la tercería no producirá efecto de cosa juzgada respecto la propiedad del bien. 

En el Código Judicial, artículo 1764, se establecen algunos preceptos al respecto:

1.Su tramitación es la señalada para las excepciones en proceso ejecutivo y en ella se reputarán demandados el ejecutante, el ejecutado y los demás terceristas que hubiere;

2.Sólo puede promoverse tercería excluyente fundándose en un título de dominio o derecho real, cuya fecha sea anterior al auto ejecutivo o al auto de secuestro que haya precedido el embargo;

3.Si se trata de bienes inmuebles o muebles susceptibles de registro, la anterioridad del título debe referirse al ingreso de la orden de inscripción del embargo o secuestro en el Diario de la oficina del Registro Público;

4.Si se trata de bienes muebles, la anterioridad del título debe referirse a la fecha del auto ejecutivo o de secuestro según el caso; y para ello son admisibles todas las pruebas con que puedan acreditarse los derechos reales en bienes de esa clase.

No obstante, luego de haber interpuesto el incidente ante la Autoridad judicial, dicha Autoridad deberá contestar si accede o no a la petición del tercerista, en otras palabras, deberá declarar si se levanta el embargo o se mantiene sobre la propiedad afectada.  i

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed