MENU
a fondo

Transporte Público genera insatisfacción en Panamá

16 abril, 2018 • A Fondo

La difícil situación que representa el desplazamiento del hogar a la fuente de trabajo y el tiempo que pasa a bordo de un sistema de transporte, son las principales variables que hacen que el panameño se sienta insatisfecho con el sistema de transporte público, revela una encuesta realizada por el Banco de Desarrollo de América Latina, CAF.

El estudio, que se hizo en siete ciudades de Latinoamérica revela importantes niveles de insatisfacción con el transporte público por parte de los habitantes de las ciudades de la región, especialmente en Bogotá, Ciudad de Panamá y Lima. En siete ciudades de las 11 que conforman la muestra, al menos una cuarta parte de los encuestados dice estar insatisfecho. 

Entre los problemas que generan esa baja satisfacción de los usuarios están la baja frecuencia del servicio, el prolongado tiempo de viaje y la escasa seguridad. En tanto, la ampliación en la cobertura de horarios o en la cobertura geográfica son identificados como problemas prioritarios con una menor cantidad de veces.

Juan Vargas, economista de CAF, explicó que en el caso de Panamá la satisfacción es de 34% de un total de 100%. El promedio de traslado es de unos 17 kilómetros y en cada trayecto el viaje dura una hora aproximadamente.

La encuesta forma parte de un estudio sobre crecimiento urbano y acceso a oportunidades hecho por CAF con el fin de que los gobiernos desarrollen estrategias que mejoren la calidad de vida de sus habitantes.

Susana Pinilla directora de CAF para Panamá asegura que el estudio lo que busca es maximizar los beneficios del urbanismo y reducir las complicaciones de la ciudad.

En esté aspecto el estudio dice que un buen punto de partida para un análisis de movilidad urbana es indagar cuáles son los medios de transporte que utilizan los habitantes de la región. De acuerdo con los datos del Observatorio de Movilidad Urbana (OMU) para 29 ciudades latinoamericanas, el transporte público es el medio más utilizado en las urbes de la región, con el 39% del total de los viajes, seguido por los desplazamientos a pie (el 26%) y en automóvil privado (el 22%). En conjunto, casi el 90% de los viajes en la región se lleva a cabo en alguna de estas tres formas de movilidad. Los medios de transporte menos utilizados son las motos (el 5%), los taxis (el 2%) y las bicicletas (el 2%). Sobre los desplazamientos a pie, es útil tomar en cuenta que los datos analiza-dos se refieren a trayectos en los cuales la mayor parte del recorrido se realizó a pie. Sin embargo, es frecuente que los usuarios de otros medios de transporte caminen durante alguna parte de su trayecto. En particular, los traslados a pie son un complemento del transporte público y hasta del automóvil privado cuando los estacionamientos disponibles se encuentran alejados del lugar de trabajo. Por lo tanto, es viable que la importancia real de esta forma de movilidad sea mayor de la que una primera lectura de los datos sugiere.

El panorama general descrito para América Latina encierra diferencias en los pa- trones de movilidad de las ciudades de la región. Por ejemplo, el transporte público es utilizado en el 59% de los desplazamientos en Caracas y en el 57% de los desplazamientos en Quito, Ciudad de México y Lima. Los niveles de uso del transporte público en estas ciudades son comparables con los de las ciudades europeas en las cuales el transporte público se utiliza con más intensidad (por ejemplo, París, con el 57% de los viajes). En contraste, el transporte público se usa en apenas el 22% de los viajes realizados en Cali (Colombia) y en el 26% de los efectuados en Bello Horizonte (Brasil).

Por su parte, Brasilia (el 41%), Montevideo (el 39%) y Ciudad de Panamá (el 36%) son las ciudades que, proporcionalmente, más recurren al automóvil privado, aunque lo hacen menos que ciudades europeas con uso intensivo del automóvil, como Sevilla (el 80%), en España; Marsella (el 72%), en Francia; o Turín (el 71%), en Italia. En contraste, hay ciudades colombianas donde menos de uno de cada 10 viajes se realiza en automóvil privado: Barranquilla (el 6%), Pereira (el 8%) y Montería (el 8%). 

Finalmente, en proporción, en Bello Horizonte (el 40%) y Recife (el 39%), en Brasil, y en Guadalajara (el 37%), México, se registran más viajes a pie que en el resto de la región, mientras que Caracas (el 14%), Montevideo (el 11%) y Ciudad de Panamá (el 8%) son las ciudades con un menor alcance de esta forma de desplazamiento. Entre las ciudades en las cuales hay una presencia ma- yor de alternativas de transporte sobresalen Montería (el 24%) y Cali (el 18%), en Colombia, y San José (el 16%), por el uso de la motocicleta; Montería en Colombia (el 9%), Rosario en Argentina (el 9%) y Puerto Alegre en Brasil (el 7%) por el uso de la bicicleta; y Ciudad de Panamá (el 9%), Medellín en Colombia (el 7%) y Buenos Aires (el 7%) por el uso del servicio de taxi.

Según el estudio existe una amplia variación en los patrones de movilidad de las ciudades de la región. Los medios de transporte que concentran la mayoría de los viajes que se realizan en estas ciudades son el transporte público, el automóvil privado y los desplazamientos a pie. Sin embargo, en algunas urbes, la motocicleta, la bicicleta y el taxi tienen un rol importante. 

Por otra parte, en ninguna ciudad se observa que un medio de transporte esté cerca de concentrar la totalidad de los viajes. En contraste, en la mayoría de las ciudades de Estados Unidos el 90% de los viajes se lleva a cabo en automóvil privado. En este sentido, la distribución de viajes por modalidad de transporte en la región se asemeja más a la observada en las ciudades europeas. 

Uso del automóvil 

privado  vs ingreso 

Existe un patrón consistente entre el tipo de medios de transporte que se utilizan en una ciudad y el nivel de ingreso per cápita y la densidad poblacional de esta. El uso del automóvil privado tiende a ser mayor en ciudades con mayor ingreso per cápita. De manera notable, la variación en el ingreso per c ápit a explica aproximadamente la mitad de la variación en el uso del automóvil privado de estas ciudades latinoamericanas.

Rumbo al trabajo

Para los habitantes de una ciudad el trayecto al trabajo ocupa un lugar central entre sus desplazamientos por la urbe. De acuerdo con la encuesta de CAF, en la región un trabajador invierte, en promedio, 40 minutos en un solo trayecto de este tipo. Es decir, el latinoamericano promedio dedica aproximadamente 1 hora y 20 minutos al día a desplazarse de su casa al trabajo. Como cualquier promedio, esta cifra esconde variaciones importantes entre ciudades de la región. En ese sentido, el tiempo promedio del trayecto de ida al trabajo para las ciudades de la región incluidas en el estudio establece que la ciudad con el menor tiempo promedio de traslado es Montevideo (27 minutos) y la ciudad con el mayor tiempo promedio de traslado es Ciudad de Panamá (52 minutos). 

Analizar cuánto demora en ir de casa al trabajo la gente a la que más tiempo le lleva ese trayecto es un ejercicio que puede arrojar información interesante. El promedio para toda la región es de 53 minutos por trayecto (sin ponderar por el tamaño de población). En ciudades como San Pablo, Bogotá, Quito, Ciudad de México, Ciudad de Panamá y Lima, el 25% de los trabajado res invierte más de dos horas al día, en total, en trasladarse entre su casa y su trabajo. Esta es una cifra similar a la prevaleciente en la ciudad de Nueva York.  

Print

grafica 2

Print

grafica 4

Archivos realcionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

« »

UA-52899579-1
Visit Us On TwitterVisit Us On FacebookVisit Us On YoutubeVisit Us On LinkedinCheck Our Feed